AutoSemanario


El RA271 (o cómo Honda llegó a la F1)


 “Vamos a competir en Fórmula Uno y quiero que te encargues de supervisar el proyecto”. Yoshihito Kudo, director del centro de investigación de Honda, le dejó caer el mensaje a Hideo Sugiura, entonces director de calidad en la fábrica de Saitama, en una llamada sorpresa. En el momento Sugiura sólo pudo contestar con más preguntas: “¿Qué es F1? ¿Me lo puedes explicar?”. La respuesta de Kudo fue tan sorprendente como rotunda: “Yo tampoco lo sé, pero da igual. Todos somos debutantes al principio”.

 

Así comenzó la conversación que daría origen al mítico RA271, el monoplaza con el que Honda comenzó su largo periplo en la Fórmula 1 y el primer coche japonés que entró en competición.

 

Corría el año 1962 y el concepto de ‘Fórmula Uno’ aún era un gran desconocido para los ingenieros de Honda. Después de la histórica victoria en el circuito de motos de Isle of Man en 1961, los rumores sobre una posible entrada de la Compañía en las carreras de coches tenían a los trabajadores en vilo. Cuando el propio Soichiro Honda decidió entrar en competición, Honda aún era el fabricante de coches más joven de Japón y el primero en aventurarse en la Fórmula 1.

 

Un sueño más

 

Ganar una competición con un coche de fabricación propia era uno de los no pocos sueños de la infancia de Soichiro Honda y también uno de los no pocos sueños que cumplió.

 

El primer paso fue crear un equipo de I+D que empezara a trabajar en el prototipo, el RA270, que más tarde daría paso al RA271. El código que el propio fundador de la Compañía asignó al proyecto sugería un reto casi impensable: ¡desarrollar un motor de 270 caballos!

 

Honda no sabía si eso era posible, ni le importaba, porque era lo que necesitaban para tener posibilidades de ganar. Los ingenieros partían prácticamente de cero, la única referencia con la que contaban era el Cooper Climax, el motor británico de F1 que el centro de investigación había obtenido seis meses antes. A parte del diseño del monoplaza, el centro de investigación tenía que seguir diseñando coches de pasajeros y así que se decidió buscar un partner europeo cuyos chasis pudieran usarse con el motor desarrollado por Honda. El escojido fue Lotus.

 

Sorpresa de último minuto

 

En enero de 1964 Honda anunció que daba el paso hacia el nuevo reto de la competición en Fórmula 1 y justo cuando estaba a punto de enviar su motor a Lotus en Europa, el acuerdo se rompió y el equipo se vio forzado a diseñar un chasis propio a seis meses del debut.

 

En febrero el prototipo, con un radiante chasis de acero dorado como el Cooper Climax, estaba preparado para las pruebas. Fueron un éxito. El RA270 consiguió marcar 210 caballos con 11,800 rpm. “El viejo (Soichiro) está contento”, anotó el diseñador de motores Fujiya Maruno en su bloc de notas. Según cuentan, en aquellos tiempos el fundador no conseguía conciliar el sueño y cada día visitaba el laboratorio con nuevas sugerencias para desarrollar un motor más potente.

 

Con su escasa experiencia y la presión de ir a contrarreloj, los ingenieros de Honda trabajaron sin descanso para desarrollar el chasis. Tras meses de intenso trabajo, nació la idea revolucionaria de montar el motor V12 de 60 grados transversalmente y usarlo como parte del chasis.

 

Por fin, el debut

 

Tras entrenarse a conciencia en las pistas de Suzuka (Japón) y Zandvoort (Holanda), el equipo por fin debutó con el RA271 en el GP Alemania de 1964 en Nürburgring, el circuito más difícil del calendario. Pintado de marfil con un gran punto rojo símbolo del sol en la bandera nacional de Japón, el monoplaza pasó a la historia de la automoción.

 

El piloto americano Ronnie Bucknum fue quien puso rostro a este histórico momento, subiendo del puesto 22º al 11º, hasta que un problema en la dirección le hizo parar. En aquellos tiempos, Honda era un reconocido fabricante de motos que hacía tan sólo dos años que había presentado su primer coche, el S500, en el Salón de Ginebra.

 

Sólo se construyó un RA271, que hoy, convertido en símbolo del espíritu deportivo de Honda, está expuesto en el Honda Collection Hall, junto al mítico circuito Twin Ring Motegi. 



ago

blog comments powered by Disqus