AutoSemanario


Budismo: El gran maestro Thich Nhat Hanh nos enseña el enorme poder del silencio


Por Damián Cotarelo

 

“El silencio interior es esencial para poder oír la llamada de la belleza y responder a ella. Si en nuestro interior no hay silencio -si nuestra ente, nuestro cuerpo, están llenos de ruidos, no oiremos la llamada de la belleza”, con estas sencillas pero profundas palabras el maestro zen de origen vietnamita, Thich Nhat Hanh (click foto 2), da inicio a su último libro justamente titulado “Silencio”.

Poeta, escritor y activista por la paz y los derechos humanos fue nominado al Premio Nobel de 1967, luego de que le pidiera al pastor estadounidense Martin Luther King que se opusiera a la guerra de Vietnam públicamente, razón por la cual tras una visita al país del norte se le prohibió su reingreso a su tierra asiática.

Refugiado político en Francia desde 1972 por su combate pacífico, este experimentado monje budista (lo es desde hace más de cuatro décadas) actualmente pasa sus días en un centro de retiro situado al suroeste del país europeo, lugar desde donde escribe sus textos y pone en práctica lo que denomina el “noble silencio”. Muy coloquialmente, en la introducción de este trabajo mundialmente editado por Urano así explica en qué consiste este arte: “Cuando hablamos, hablamos. Pero si hacemos cualquier otra cosa, -como comer, caminar o trabajar- simplemente la hacemos, aunque sin hablar a la vez. La llevamos a cabo en un gozoso noble silencio. Así, al ser libres, podemos oír la llamada del corazón”.

También conocido como Thay (maestro en idioma vietnamita), el erudito hombre de 90 años nacido en la ciudad de Quảng Ngãi propone una guía para poder controlar esa “radio que nunca se apaga” (figura que encontró para ejemplificar los constantes pensamientos que reviven acontecimientos del pasado, proyectando ansiedad y temor hacia el futuro) y lograr ejercer el poder de la quietud en un mundo visiblemente agitado.

Asegurando que no es difícil llevar adelante “la práctica de dejar que el silencio se haga en ti para vaciarte de todo el ruido interior”, el material ofrece una serie de consejos prácticos para ayudar a encontrarse y disfrutar del enorme poder que emana la felicidad, la paz y nuestro propósito vital.

Además, desmintiendo que para vivir en un estado de armonía y plenitud se requiera de larguísimas horas de abstracción mental, este líder espiritual, uno de los que más influyentes en occidente después del Dalai Lama, propone técnicas de respiración consciente y meditaciones tan sencillas como poderosas. Una de ellas es la meditación guidada, que se viene practicando desde los tiempos de Buda y sobre la cual el líder asiático enseña a sus lectores: “Cuando te sientes a meditar adopta una postura cómoda y mantén la columna derecha y relajada a la vez. Puedes sentarte sobre un cojín con las piernas cruzadas o en una silla con los pies apoyados en el suelo. Al comenzar la sección, di en silencio al inhalar la primera línea de la siguiente meditación, y luego al exhalara, la segunda. Mientras eres consciente de la respiración, ve diciendo las palabras clave.

 

Al inhalar, sé que estoy inhalando.

Al exhalar, sé que estoy exhalando.

(Inhalando. Exhalando.)

 

Al inhalar, inhala con más profundidad.

Al exhalar, exhalo más despacio.

(Profundidad. Despacio.)

 

Al inhalar, soy consciente de mi cuerpo.

Al exhalar, calmo mi cuerpo.

(Consiente del cuerpo. Lo calmo.)

 

Al inhalar, sonrío.

Al exhalar, me relajo.

(Sonrío. Me relajo.)

 

Al inhalar, vivo el momento presente.

Al exhalar, disfruto del momento presente.

(Vivo el presente. Lo disfruto.)

 

A lo largo del recorrido por las 190 páginas que conforman el ejemplar, Nhat Hanh también regala parte de su interminable sabiduría, a través de extraordinarios pensamientos que abordan problemáticas bien contemporáneas: “En toda la historia de la humanidad nunca ha habido tantos medios de comunicación -móviles, mensajes de texto, correos electrónicos, redes sociales- como en la actualidad. Entre los miembros de las familias, entre los miembros de la sociedad y entre las naciones hay muy poca comunicación auténtica.

Como civilización no hemos cultivado sin duda el arte de escuchar y de hablar en un grado satisfactorio. No sabemos escucharnos de verdad los unos a los otros. La mayoría de las personas apenas tiene la valiosa habilidad de expresarse o de escuchar a los demás de forma abierta y sincera. Cuando no sabemos comunicarnos, la energía se bloquea en nuestro interior y nos hace enfermar, y a medida que nuestras enfermedades aumentan, sufrimos, y nuestro sufrimiento afecta a los otros”. Así reflexiona sobre este tema tan vigente, que concluye señalando que si se quiere estar más conectados con los demás “no hace falta que les mandes más mensajes de texto, simplemente escúchales con mayor atención”.

 

Un notable libro donde el nonagenario maestro insta al regocijo que produce hurgar en uno mismo, un canto al silencio interno que tanto se necesita en este mundo decididamente volcado al exterior.

 

 

Todas las novedades de editorial las encontrás en: http://www.edicionesuranoargentina.com

y si deseás hacerlo a través de Facebook andá a: https://www.facebook.com/UranoArgentina

 



ago

blog comments powered by Disqus