AutoSemanario


Más de cincuenta cuentos del gran Rodrigo Rey Rosa


Por Damián Cotarelo

 

Una de esas obras imprescindibles, para atesorar para siempre, acaba de ver la luz. Se trata de “1986. Cuentos completos”, que recopila trabajos de Rodrigo Rey Rosa (Click foto 2), cuentista y novelista guatemalteco.

La obra, editada por Alfaguara, reúne los siguientes volúmenes completos de: “El cuchillo del mendigo” (1985), donde se destacan “La lluvia y otros niños”, que exhibía a los menores como sacrificios religiosos y el que le da título, que retrataba la muerte a sangre fría de un recién vuelto a su tierra ; “El agua quieta” (1989), donde es imborrable el relato del misterioso asesinato de un gringo en Guatemala y la amenaza que representará su sirviente para la esposa; “Cárceles de árboles”, que exponía el tópico de la “prisión ideal”; “Lo que soñó Sebastián” (1994), a un libro donde predominan las atmósferas enrarecidas, las presencias atávicas y los viajes a regiones inhóspitas; “Ningún lugar sagrado” (1998) y “Otro zoo” (2005), donde retoma el y creaba textos como “Siempre juntos” una fantástica historia que contaba el encierro y la tortura de un alacrán dentro del cristal de un vaso.

Y como si todo esto fuera poco, la obra entrega cuatro textos inéditos -uno de ellos, titulado “Entrevista en Ronda”-, en la sección “Otros cuentos”.

Nacido en Guatemala, en 1958, Rey Rosa fue influido por próceres del género como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares o Julio Cortázar, y hoy es considerado casi unánimemente un maestro, que domina tan bien el relato, tan cercano por su brevedad e impacto a la poesía.  Su obra narrativa ha sido traducida al inglés, francés, alemán, holandés, italiano y japonés.

Un libro, que superan en total los más de cincuenta cuentos, para leer y guardar. Quién podría olvidar joyas tales como “La prueba”, donde el pequeño Miguel decide matar a un canario para comprobar si su fe: “‘Si existes, Dios mío, haz que este pájaro reviva.’ Mientras lo decía, fue apretando poco a poco el puño, hasta que sintió en los dedos la ligera fractura de los huesos, la curiosa inmovilidad del cuerpecito.” La literatua agredecida.

 

Las novedades de este sello las encontrás en: http://www.megustaleer.com.ar/editoriales/alfaguara-i/136



jul

blog comments powered by Disqus