AutoSemanario


Presentan una muy interesante "Radiografía del nuevo campo argentino"


Por Damián Cotarelo

 

Buscando esclarecer el tipo de entrelazamiento entre agro, desarrollo y tecnología que puso de pie a la burguesía agraria durante la última mitad del siglo XX, llega un nuevo libro titulado “Radiografía del nuevo campo argentino”.

Escrito por la licenciada en Sociología y doctora en Filosofía y Letras por la Universidad de Buenos Aires, Carla Gras, y la doctora en Etnología y Antropología Social por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (París, Francia), Valeria Hernández, el trabajo aborda cómo nacieron y crecieron los agronegocios, además de revelar de que forma construyeron su hegemonía luego de desplazar a otros modelos impuestos durante años.

Estructurado en dos grandes tramos, en el primero de ellos el texto comienza en el marco de la llamada `Revolución Verde´, nombre con el que se conoce el proceso de cambio tecnológico que promovió un impactante crecimiento de la productividad entre 1940 y 1960, primero en Estados Unidos y luego en numerosos países, entre ellos Argentina. Y se focaliza en este proceso de emergencia nacido de una franja de la burguesía agraria cuya vocación de poder se expresó en un proyecto modernizador.

“Desde la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA), fundada en 1957, esta burguesía consiguió rearticular la asociación entre gran propiedad y desarrollo sobre bases diferentes de las que caracterizaron a la vieja elite terrateniente”, se cuenta desde uno de los capítulos.

En tanto, mostrando sus diferencias con la Sociedad Rural Argentina (SRA), el tradicional espacio institucional de las clases propietarias (AACREA invocó la técnica y el conocimiento como valores fundamentales del empresariado y postuló la contribución que podían hacer los grandes propietarios al bien común”), las investigadoras relatan como el giro del capitalismo hacia una mayor capitalización, la creciente subordinación de la producción agropecuaria a las necesidades del capital y la primacía de las lógicas financieras terminaron por ponerle coto al proyecto.

Ya en la parte II denominada justamente La globalización capitalista y sus traducciones en el agro, y luego de asimilar los pilares sobre los que se asentó el llamado “nuevo modelo agrícola de fin de siglo” y su impacto en el proceso de reconfiguración del mundo rural argentino, el material se dedica a establecer y profundizar las tensiones que la nueva dinámica de negocio introdujo en el empresariado CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola), así como también el paradigma que lideró la aparición de una nueva dirigencia: la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (AAPRESID). Surgida a finales de los años ochenta, de la mano de un grupo de productores del corazón pampeano, comenzaron a interesarse por la siembra directa y las cuestiones “técnicas” que implicaba cómo implementar el sistema de “labranza cero” sin perjudicar la rentabilidad y los rendimientos.

Editado por Siglo XXI, el material continúa repasando pormenorizadamente este innovador modelo de negocio que creó la AAPRESID, donde la tecnología actuaba como eje de la acumulación de capital, y ya no como mediadora de cambios productivos; así como también la motorización de un modelo de sociedad deseable para el presente siglo, estructurado bajo la defensa del conocimiento y proponiendo el agronegocio como proyecto de desarrollo nacional. “La configuración del conocimiento como factor productivo y de la innovación como relato de la integración social son resultados de articulaciones específicas de este empresariado, a partir de los vínculos establecidos con actores y ámbitos extraagrarios como el mediático, el académico, el científico, etc.”, señalan las autoras que conjuntamente coordinan el Programa de Estudios Rurales y Globalización (PERyG), un multidisciplinario equipo de Ciencias Sociales dedicado al estudio de las agriculturas en Argentina.

Hacia el final del material Gras y Hernández (click foto 2) ofrecen un recorrido analizando los perfiles de los dueños que sostienen el modelo hoy. “En la actualidad el empresario innovador es el motor al que el discurso político otorga un rol esencial en el plano del desarrollo nacional basado en la ´agroindustria´. La emergencia de esta nueva dirigencia es paralela a un no menos significativo proceso de recomposición de la cúpula del sector a partir de los noventa y que cristalizó en la década siguiente” explican con docencia, al tiempo que resumen y los reconocen como “un grupo reducido de grandes jugadores o megaempresas (…) donde con tamaños que superan ampliamente las 100.000 ha podemos mencionar varias empresas (…) como Los Grobo Agropecuaria, CRESUD, El Tejar, MSU y Adecoagro”.

 

Un volumen que demuestra como en el último medio siglo se consolidó un proceso de transformación profundo en el campo argentino, que reconfiguró los rasgos de su burguesía y también el modo en que se piensa a sí misma y ejerce su rol en el desarrollo del país.

 

 

Seguí a la editorial en: https://twitter.com/sigloxxiarg

Y si querés ver más libros y visitar su web andá a: http://www.sigloxxieditores.com.ar

 



ago

blog comments powered by Disqus