AutoSemanario


Test Drive Renault Fluence.La renovación de un clásico


 

A FAVOR

-Capacidad del baúl

-Confort de marcha

-Controles de tracción y estabilidad

-Diseño actualizado

-Equipamiento

-Presentación interior

-Terminación

 

EN CONTRA

-Comandos de uso para el navegador

-Espacio en altura atrás

-Rueda de auxilio de medida diferente

-Sin sensores de presión de neumáticos

-Tablero de instrumentos

 

 

 

El nuevo Renault Fluence refleja la nueva identidad de marca global y se integra así a la  línea de diseño reflejada en los concept cars, en modelos como el Clio IV y el Captur y en modelos locales como el Clio Mío, Kangoo y el nuevo Logan.

Entre las principales novedades se destaca el nuevo frontal, luces leds en faros delanteros y traseros, repetidores leds en espejos laterales, nuevo diseño de llantas y una renovación de la armonía interior con tapizados y materiales de categoría superior.

Ahora, se posiciona como referente indiscutido del segmento en materia de tecnología. No solo ha sumado nuevas tecnologías a la ya extensa lista de equipamiento, sino que se han extendido varios equipamientos a más versiones. Entre los principales ítems, se destacan el sistema multimedia R-Link con pantalla táctil de 7”, navegador satelital, tarjeta llave “Smart Card” y el tablero digital. El único aspecto discutible de su adaptación es el tablero de instrumentos. Adopta el velocímetro digital que tiene el Mégane III en Francia, pero no me convence la distribución de la información. El nivel de combustible y la temperatura del motor se muestran en forma digital, en la parte baja del velocímetro, con cuadrantes que no brindan la precisión de una buena aguja analógica. Además, en el extremo derecho aparecen las informaciones principales del ordenador de abordo, pero en la parte alta de dicha información tiene un sector azul que nunca informa nada.

Además, se incorporan nuevos dispositivos como la cámara de estacionamiento, los ganchos Isofix para los asientos infantiles y el sensor de estacionamiento delantero.

Es importante recordar que sus versiones más caras cuentan con los controles de tracción y de estabilidad (elementos no disponibles en vehículos como el Toyota Corolla, Honda Civic y Nissan Sentra), por lo cual su oferta de tecnología es muy destacable a lo largo de toda la gama.

El segmento de los sedanes medianos en Argentina es uno de los más competitivos del mercado. Tomando en cuenta a los recientes Ford Focus II, Citroën C4 Lounge y Nissan Sentra junto al nuevo Renault Fluence está claro que en muy poco tiempo se he renovado muy fuertemente.

Además, pronto estará en los concesionarios de Volkswagen el re-styling del Vento y habrá que estar atentos a lo que hacen Kia y Hyundai, aunque los ultimos impuestos internos no le permiten lograr un volumen suficiente para tener una mayor participación, pueden llegar a sorprendernos siempre.

Sin embargo, a diferencia de Brasil, a las marcas generalistas todavía les queda ofrecer, en el segmento de los sedanes grandes, productos como el Ford Fusion, Chevrolet Malibu y Hyundai Acera, entre otros; y Renault sigue pasando el tiempo sin animarse a traer el Laguna, tanto en su versión sedán como coupé.

Al faltar esas versiones muchos usuarios eligen los modelos nombrados ya que el salto a un auto de las marcas premiun es demasiado elevado.

Pero,  más allá de los gustos personales de cada uno, siempre es una buena noticia saber que existe un automóvil fabricado en nuestro país. Y para festejar este acontecimiento ahora tenemos al Renault Fluence adoptando un re-styling que lo deja actualizado con el resto de la gama. Además de Argentina, se produce en Turquía y en Corea del Sur como modelo SM3 de la marca Samsung Motors, perteneciente al Grupo Renault. Aparte, en Turquía también se fabrica el modelo eléctrico.

 

2 motorizaciones nafteras

 

No hay cambios en su su oferta de motorizaciones incluye dos nafteros. El base es el naftero 1.6 litros con 16 válvulas y una potencia de 110 CV acoplado a una caja manual de 5 velocidades.

El más potente es el 2.0 litros 16 válvulas con 143 CV ofrecido con caja automática CVT de variación continua o con caja manual de 6 velocidades.

Con el 1.6 de 110 CV alcanza una velocidad máxima de 185 km/h y acelera de 0 - 100 km/h en sólo 11,7 segundos. A su vez tiene un consumo realmente acotado: sólo 6,5 litros cada 100km recorridos en tramos mixtos. De acuerdo a los datos de fábrica.

Esta vez, probamos el motor 2.0 litros con 143 CV. Es de origen Nissan y tiene un torque máximo de 195 Nm.

Alcanza una velocidad final de 202,2 km/h, acelera de 0-100 km/h en 9,3 segundos y logra un consumo mixto de  8,5 litros cada 100 kilómetros.

Para aquellos usuarios que tuvieron un Mégane II les puedo asegurar que cuando se suban al Fluence van a encontrar un automóvil que logra un confort de marcha superior y que ha mejorado su comportamiento dinámico, especialmente en ruta.

El re-styling en su diseño es otro aspecto positivo, aunque conviene saber que la altura en las plazas traseras es limitada por la caída que tiene del techo. Por otro lado, sus líneas fluidas le han permitido lograr una capacidad de baúl que es digna de mención: son 530 litros que pueden crecer rebatiendo los respaldos de los asientos posteriores.

El diez llegará el día que albergue una rueda de auxilio en igual medida a las otras. Sin dudas, se trata de una maniobra utilizada por las marcas automotrices para ahorrar costos, pero esta versión no se lo merecía.

Un detalle diferenciador es el navegador satelital integrado que ofrece: mapas regionales en una pantalla de 7’ pulgadas, información visual de las limitaciones de velocidad, numerosos puntos de interés, y múltiples posibilidades de personalización.

Gracias a su tarjeta SD, el usuario puede actualizar su sistema de navegación por medio de una web específica, con datos de navegación actualizados; pero su utilización no es tan rápida e intuituiva.

El equipo de audio se destaca con su potencia de 140W, ocho parlantes, y conectividad Bluetooth.

La presentación interior y la calidad en general suman elogios. En seguridad la adopción de seis airbags y los controles de tracción y de seguridad son puntos muy importantes para destacar, quedando en el debe solamente los sensores de presión de los neumáticos.

En suma, el Renault Fluence continúa siendo una opción muy válida en su segmento. El equipamiento de confort y seguridad junto con su terminación le permiten lograr una calidad digna de exportación y que es un orgullo para la fábrica de Córdoba.

Ficha técnica

 

Motor:              Naftero, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, 2 árboles de levas a la cabeza e inyección electrónica multipunto

Cilindrada:       1.997 cm3

Potencia máxima:     143 CV a 6000 r.p.m.

Par motor máximo:   19,9 kgm  a  3.700 r.p.m.

Peso en orden de marcha:          1.257 kg.

Capacidad del depósito de combustible: 60 litros

Capacidad del baúl:  530 litros, ampliables rebatiendo los respaldos de los asientos posteriores

Coeficiente aerodinámico (Cx) 0,33

Fabricado en: Argentina

Largo: 4.618 mm

Ancho:     1.809 mm

Alto: 1.479 mm

Neumáticos:     205/60 R 16”

Garantía: Tres años ó 100.000 kilómetros

Velocidad máxima 202,2 Km/h.-Aceleraciones y elasticidad en segundos 0-100 km/h 9,3- 0 a 400 metros 16,6- 0 a 1000 metros 30,2 - 80 a 120 km/h en Drive 8,4- Frenada de 100 Km/h a 0 40,2 metros -Consumos en litros cada 100 Km a 90 Km/h. 6,3- a 120 Km/h 7,6- Ciudad     11,6

Precios

Desde 201.700 hasta 274.900 pesos (versión probada)


La producción de Renault en Argentina

Enero a Diciembre 2014

 

Modelo                                                      Unidades

Kangoo                                                       24.459

Clio Mío                                                     24.103

Clio II                                                         20.973

Fluence                                                       11.342

Total                                                          80.877

 

 



feb

blog comments powered by Disqus