AutoSemanario


Argentina y Brasil firmaron un nuevo acuerdo automotriz


titular de la cartera de Industria de Brasil, Mauro Borges, prorrogar por un año, hasta el 30 de junio de 2015, con un flex de comercio de 1,5 dólar, la vigencia del trigésimo octavo Protocolo Adicional al Acuerdo de  Complementación Económica N° 14. Del encuentro también participó el canciller Héctor Timerman.

Se comprometieron además a iniciar negociaciones, que serán realizadas entre julio de 2014 y marzo de 2015, para elaborar un nuevo acuerdo, a ser aplicado a partir de 1° de julio de 2015 al intercambio comercial de productos automotores.

Giorgi sostuvo que “en el 2013 ambos países importaron, en autopartes y vehículos, 33.700 millones de dólares de la extrazona” y abogó por una reducción de ese volumen. La funcionaria expusó en una conferencia de prensa posterior a la firma del acuerdo, realizada en el microcine del Palacio de Hacienda.

La titular de la cartera productiva recalcó además “que esto se enmarca en el mandato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par de Brasil, Dilma Rousseff, que indica que ya hay una industria madura para poder sustituir esa enorme cantidad de horas de trabajo, que hacen a la sustentabilidad externa”.

Por su parte, Kicillof precisó que “se ha acordado, entre los dos gobiernos, la ampliación por un año del protocolo bilateral, al tiempo que se sentaron criterios para negociar un protocolo mayor por cinco años que incluya también las autopartes”. También Timerman y Borges expresaron su satisfacción por el resultado de las negociaciones.

Más detalles sobre el acuerdo

Incluye, entre otras propuestas, la modificación de la regla de origen, tendiente a incrementar el contenido regional y de autopartes; la construcción de una política industrial común para autopartes, al amparo del Acuerdo, que considere la revisión de la estructura arancelaria y de los diversos mecanismos que perforen los aranceles.

También contempla la relación entre terminales y fabricantes de autopartes, con el objeto de diseñar las bases para una relación sustentable y equilibrada entre terminales, sistemistas y  autopartistas y la definición sobre las políticas nacionales de apoyo al sector automotor, entre otras cuestiones de relevancia.

El Comité Automotor trabajará, además, en las negociaciones comerciales con terceros países y/o bloques de países y en las directrices para un régimen automotor del Mercosur.

Al mismo tiempo, los sectores privados de ambos países vinculados a la industria automotriz se comprometen a desarrollar trabajos conjuntos, con la cooperación de los respectivos gobiernos, con vistas a alcanzar, tanto en Argentina como en Brasil, las siguientes metas:

1. Mantener la participación mutua mínima, en los respectivos mercados de vehículos, que es el 11 % de vehículos argentinos en el mercado brasileño y del 44,3% de unidades brasileños en el mercado argentino. En ambos casos, el mercado será calculado sobre la base del patentamiento que también será utilizado como base para el monitoreo mensual.

2. Procurar el aumento de la oferta competitiva de autopartes en la región, para obtener una mayor participación relativa y mutua, de esas autopartes regionales, en la producción automotriz de los dos países. Para esto, en un plazo máximo de 120 días, se identificarán autopartes importadas (especialmente las no producidas en la región) y las potencialidades de producción competitiva en la región. Se impulsarán inversiones productivas en ese sentido y se realizarán rondas de negocios entre empresas de ambos países para explorar las potencialidades de la industria de autopartes.

 

 

La ministra de Industria sostuvo que el protocolo permitirá  fortalecer posiciones y mantener la participación de los productos nacionales en los mercados externos. Además generará más integración de autopartes locales en la fabricación de vehículos  y consolidará fuentes de trabajo.  “Ahora vamos por una industria que impulse automóviles de alta tecnología”, apuntó.  

La ministra de Industria, Débora Giorgi, destacó hoy que el acuerdo de complementación económica rubricado ayer con Brasil “no sólo tiene implícitas las normas que van a regir el comercio automotriz bilateral en el corto plazo, sino que es el diseño de una hoja de ruta de cómo, en estos 12 meses, vamos a trabajar para la redacción del protocolo 2015 – 2020″.

Giorgi dijo que “se establecerán normas de previsibilidad para un sector que, en la relación entre Brasil y Argentina representa el 50% del intercambio” y agregó que, “en un mundo sobreofertado en el mercado de autopartes, esto significa fortalecer posiciones y mantener la participación de nuestros productos en los mercados externos”.

Además la titular de la carteta industrial defendió el acuerdo y el trabajo conjunto entre ambos países y puntualizó que no se podía ceder más, ya que “era necesario defender la producción y el trabajo nacional”. Y resaltó “Volveremos a ocupar el 11 por ciento en el mercado brasileño y podremos exportar 130 mil autos en los próximos doce meses, con una industria que impulse productos de alta tecnología, con materiales de avanzada”.

Giorgi sostuvo que Brasil y Argentina son “el cuarto mercado del mundo”, y recordó que, por eso mismo, “no cabe en ningún análisis que ese mercado quede libre a los apetitos externos, sin poner un Estado presente que pudo, por ejemplo, fijar un flex en 1,5, para evitar desbalances entre los países”.

Con respecto a la situación del mercado interno, Giorgi objetó a automotrices que, durante los primeros meses del año, generaron aumentos de precios, que fueron contraproducentes en términos de demanda. “Terminaron generando un clima desfavorable, inclusive para sus propios intereses, y así potenciaron la crisis”, subrayó.



jun

blog comments powered by Disqus