AutoSemanario


Cristina Gutiérrez al Dakar 2017


El Dakar acoge este año a una nueva piloto. A Laia Sanz, que ha despuntado estos últimos años en motos, se suma su compatriota Cristina Gutiérrez, cuyo objetivo es labrarse un nombre en la categoría autos. Para empezar, podría convertirse en la primera española de la categoría que cruza la meta final.

Su alegre sonrisa y su postura relajada le dan aires de inofensiva. Sin embargo, en cuanto se coloca detrás del volante y se pone el casco, Cristina Gutiérrez se convierte en una feroz competidora, claramente decidida a desempeñar un papel protagonista en el Dakar. La joven piloto de Burgos, subcampeona de España de raid en 2015, no teme apuntar alto, tomando como modelo a Jutta Kleinschmidt, la única mujer que ganó la prueba en la edición de 2001. Y desde ese resultado de la alemana, la única que ha logrado codearse con la élite fue Isabelle Patissier, con un 16º puesto en 2011, en su 9ª participación. Consciente de la dificultad, Cristina se acerca a la cita de enero con cautela y se fija objetivos intermedios bien alejados del trofeo. 

“Participar en el Dakar, ya es un sueño para mí. Un sueño que tengo desde los 4 años. Sé que para finalizar el recorrido es necesario mantener la cabeza fría y no pienso desperdiciar esta oportunidad. Ante todo, quiero cruzar la meta final y empezar a aprender. Para llegar hasta el final, estoy preparada para sufrir. Esa es precisamente una de mis cualidades”. Con 25 años, esta estudiante de odontología tiene claro lo que se está jugando. Además, se ha procurado un copiloto con experiencia. Pedro López, que ya participó en la carrera en 2007 y 2015 y que le acompañará en su aprendizaje: “Tendremos que avanzar con calma, realizar una carrera inteligente. Lo esencial es cuidar el vehículo y avanzar bien. Confío en Cristina en ese sentido, aunque no cuente con experiencia de competición a nivel internacional. Tiene todas las cualidades para conseguirlo”. Todo listo para estar presente en el podio final de los dakarianos el 14 de enero en Buenos Aires. 

 



dic

blog comments powered by Disqus