AutoSemanario


LAS INDUSTRIAS ESTAN DEJANDO CHINA Y REGRESANDO A EUROPA


La devaluación interna a la que se está sometiendo la eurozona sigue con paso firme. Primero fue el crecimiento de las exportaciones y el superávit por cuenta corriente que será el mayor del mundo el año que viene, superando las cifras obtenidas por China en 2007. Ahora, las empresas que un día se fueron a China en busca de menores costes laborales comienzan a volver a Europa, que podría empezar a vivir un proceso de 'reindustrialización'. 

 

En España, los sindicatos han aceptado flexibilizar el marco legislativo que regula el mercado laboral, lo que ha impulsado a empresas como Ford o Peugeot Citroën a abrir nuevas líneas de montaje – comentó en un análisis el portal ‘Estrategia y Negocios’. Tal y como publica Reuters, las compañías están volviendo a 'casa'. Y es que mientras que en la eurozona los salarios se han congelado en muchos países e incluso han caído en otros tantos desde el comienzo de la crisis, en China los costos laborales (el total de los costos para el empleador) han mantenido una tendencia totalmente opuesta y han seguido creciendo. Ante esta situación, muchas empresas que en su día se fueron a la mayor economía de Asia ahora están volviendo, ya no les compensa tener allá sus fábricas. Y es que China ya no es barata. 

El incremento de los costos laborales, la dificultad para supervisar el proceso de producción y costo que supone producir en China bienes y servicios para terminar vendiéndolos en Occidente, se han convertido en los principales alicientes de estas empresas para volver a sus países de origen. Los sectores que están liderando esta maniobra de 'retirada' son el textil, calzado y empresas de electrónica, que están comenzando a apreciar el valor añadido que aporta la marca “Made in Europe”, además, de unos costos laborales estancados y un capital humano de gran calificación, que convierten a la eurozona en una región atractiva para las empresas. Varios países de la eurozona están apostando por atraer capital. 

Un ejemplo para Reuters es España: los sindicatos han aceptado flexibilizar el marco legislativo que regula el mercado laboral, lo que ha impulsado a empresas como Ford o Peugeot Citroën a abrir nuevas líneas de montaje. La vuelta a Europa de varias firmas corresponde tanto a la flexibilización del mercado laboral en el Viejo Continente como al incremento de los salarios en China, que en el sector manufacturero han crecido un 364% entre 2004 y 2014, según datos de AlixPartners. Según Boston Consulting Group, los costos en el sector manufacturero son en China solamente un 4% inferiores a los de EEUU, mientras que en 2004 esta diferencia era del 14%. 

Desde Italia señalan que los envíos desde China son lentos, lo que se convierte en un gran problema para las empresas de moda. Los clientes de las firmas italianas quieren los últimos modelos lo más rápido posible, cosas de la moda. Por eso, por ejemplo, la marca de moda italiana Piquadro decidido emprender el camino de vuelta hacia Italia. 

La vuelta de las empresas a la eurozona es otro paso más que acerca al área monetaria a convertirse en la 'nueva China'. El Viejo Continente disfruta de enormes superávits por cuenta corriente y poco a poco comienza a ser uno de los centros de producción del mundo.

 



dic

blog comments powered by Disqus