AutoSemanario


El viaje con tus mascotas


Si usted está pensando en aquel perro peludo tomando aire por la ventana del auto, necesita aprender sobre lo que dice la legislación sobre el tema

Orejas locas, lengua afuera, cabeza hacia afuera del auto y esa mirada electrizante. ¿A su perro le encanta pasear así? Puede ser súper divertido, pero también es peligroso y (tal vez usted no lo sepa) es una infracción prevista en la ley de diversos países, como Brasil. Después de todo, si hay reglas para transportar a los niños, ¿por qué no habría también para los miembros más peludos (o plumados o escamosos...) de la familia?

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), órgano responsable de realizar el censo demográfico en el país, desde 2015 hay más mascotas que niños en los hogares de la tradicional familia brasileña. Y, sólo porque no necesitan un asiento infantil, no significa que puede transportarlos como le plazca. Esto es importante no sólo para la seguridad del animalito, sino también para la suya y la de todos los que están en su auto.

Esto se debe a que los queridos animalitos suelen causar distracciones o bloqueos que pueden afectar la dirección del vehículo. ¡Sin hablar de aquellos que disfrutan "la vida loca" e intentan saltar del coche en movimiento! "En una colisión, puede incluso ser arrojado contra los demás ocupantes del vehículo", alerta Vilson Tolfo, gerente de Regulación y Homologación de la FCA para América Latina.

Entonces, para empezar: ellos simplemente no pueden ir sueltos allí dentro del auto. El Código de Tráfico Brasileño, que usamos como referencia para este texto, prohíbe esa práctica y, en tres artículos, prevé sanciones y multas para los que no la cumplan. Vamos a ello:

El artículo 169 alerta al peligro de "conducir sin atención o sin los cuidados indispensables para la seguridad", que es el caso cuando se tiene un animal libre, ligero y suelto por allí, especialmente si está en la parte delantera (o, más grave aún, en las piernas del conductor). En el artículo 235, la alerta es contra "conducir con personas, animales o carga en las partes exteriores del vehículo, salvo en los casos debidamente autorizados". Entonces no se vale llevar al animal en la cama de la camioneta, ¿ok? La cabeza (o cualquier parte del cuerpo) hacia fuera entra en esta categoría al igual que la citada arriba, entonces evítelo. En este caso, la ley lo considera como una infracción grave. Por último, en el artículo 252, inciso II, se prohíbe "conducir el vehículo transportando personas, animales o cargo a la izquierda o entre los brazos y las piernas".

Bueno, ahora que ya sabe lo que no hay que hacer, vamos a los consejos sobre cómo transportar a los animales correctamente. Como usted debe habérselo imaginado, esto dependerá del tipo de mascota. Estamos hablando de especie, tamaño y comportamiento. Básicamente, lo que usted necesita hacer es mantenerlos seguros y contenidos, pero cómodos, evitando que coloquen parte del cuerpo fuera del vehículo, que se lastimen con los movimientos del auto o que críen un obstáculo para el que va conduciendo. Para ello, hay algunos consejos:

1. Utilice una caja de transporte: ¿sabe quién odia los coches, pero adora las cajas? Exactamente: los gatos. Esto es, entonces, una gran forma de dejar el gatito tranquilo, acomodado, seguro y sin ganas de saltarle a la cara a la hora de cambiar de carril. Es fácil encontrar cajas de transporte hechas especialmente para eso en tiendas especializadas (de las que usted sostiene con el cinturón de seguridad). Estos productos también son óptimos para transportar a un perro pequeño.

2. Utilice un cinturón de seguridad: No confunda UN cinturón con EL cinturón de seguridad. No estamos hablando aquí del cinturón de seguridad que usted ya tiene en el auto, sino de un modelo específico para el animal. Cuesta menos que la caja de transporte y es como la correa de pasear, pero hecho para el auto, así no se ahorcará cuando usted frene. Esto es porque sujeta al animal del tórax al cinturón de seguridad o al sistema Isofix del vehículo y estará seguro en la lateral del asiento trasero. Usted tendrá que ajustar la distancia para que el animal no se quede ni muy holgado ni muy apretado. Es ideal para los animales más grandes que no caben bien en la caja o en el asiento del que vamos a hablar ahora.

3. Utilice un asiento especial: Es una especie de "sillón de bebé", sólo que para mascotas. En realidad, se trata de una especie de cesta que, como no es cerrada como la caja, también necesita del cinturón de seguridad especial del animal. Estos asientos suelen ser bastante cómodos y sirven mejor para los perros más pequeños, especialmente aquellos que se sienten muy confinados en la caja.

4. Utilice una rejilla de seguridad: si su perro es de los grandes (o de los desesperados), ninguna de las soluciones anteriores servirá, entonces tendrá que acomodarlo en el maletero. Importante: no está permitido (ni sería bueno de su parte) llevar animales en maleteros cerrados, como los de un sedán. En los demás, usted puede instalar una rejilla de seguridad, para impedir que el listillo quiera sentarse con usted en la cabina y provocar multas/accidentes. Además de la rejilla, es posible que quiera poner una alfombra de seguridad también, que protege el vehículo y le da más adherencia al animal. O, incluso, invertir en una bolsa para transporte, que es como una carpa que acomoda a su perro con comodidad en el maletero, y también impide que acceda a la cabina o ensucie su vehículo.

5. Utilice una jaula: si su animalito es un ave, un reptil, un pequeño mamífero (como un hámster) u otro animal de ese porte, llévelo en una jaula, acomodada de forma que quede fija y segura (puede usar el cinturón de seguridad en el asiento trasero o el suelo del vehículo, detrás de uno de los asientos delanteros). Cuidado también para que el contenido de la jaula no lastime al animalito con los movimientos del vehículo, claro. Y cubra la jaula con un paño, o será un paseo bastante estresante, especialmente para los pájaros...

6. Utilice una bolsa de plástico con agua: pero, por favor, sólo si el animal es un pez y el viaje no es demasiado largo, ¿OK? De la misma forma que con la jaula, procure acomodar la bolsita de forma que no lastime al animal.

Estos consejos resuelven el problema de las infracciones. Pero, más que eso, resuelven el problema de la seguridad en el tránsito, que es lo principal. Además evitará que su animalito se lastime durante el transporte o se maree. Recuerde que los animales tienen dificultad para apoyarse en un auto en pleno movimiento, entonces conduzca con más cuidado cuando esté con ellos. Si va a viajar, entonces habrá que tener mucho más cuidado para que su amigo no se maree, se deshidrate o se enferme. Y el último consejo: deje las ventanas cerradas, pero con suficiente abertura para que circule el aire en la cabina. ¡Los animalitos lo adoran!

 

Texto: Daniel Schneider

 



may

blog comments powered by Disqus