AutoSemanario


AMG Project One


El Salón Internacional del Automóvil (IAA) de Fráncfort es el marco elegido para el estreno mundial del showcar Mercedes-AMG Project ONE. Este prototipo de superdeportivo biplaza marca el cenit de la celebración de los 50 años de la marca AMG. Es la primera vez que se incorpora prácticamente sin modificaciones la tecnología híbrida más avanzada y eficiente de la Fórmula 1 en un modelo para carretera. Este híbrido de altas prestaciones desarrollará previsiblemente una potencia de más de 1.000 CV, y su velocidad máxima superará los 350 km/h. El showcar combina impresionantes prestaciones en el circuito de competición con tecnología híbrida de Fórmula 1, de eficiencia ejemplar y apta para el uso cotidiano. Esta combinación es única en todo el mundo. Mercedes-AMG ha sido la responsable de dirigir la realización del Project ONE. La implementación de este complejo proyecto de desarrollo se llevó a cabo en estrecha cooperación con los expertos en Fórmula 1 de Mercedes-AMG High Performance Powertrains de Brixworth, así como con la empresa Mercedes-AMG Petronas Motorsport, con sede en Brackley. Junto con el AMG GT Concept de cuatro puertas, el Mercedes-AMG Project ONE es otro anticipo de la futura estrategia de propulsión híbrida de altas prestaciones de la marca de automóviles deportivos de Mercedes-Benz.

 

Desde los inicios del automovilismo deportivo, los ingenieros siempre han soñado con trasladar a la carretera la tecnología de competición. Mercedes AMG hace ahora realidad este sueño al más alto nivel. «Para nosotros, el deporte del motor no es un fin en sí mismo. En condiciones de máxima competencia desarrollamos tecnologías de las que más tarde se benefician también nuestros vehículos de serie. Ahora aprovechamos la experiencia y los éxitos cosechados en tres campeonatos mundiales de constructores y de pilotos para llevar a la carretera por primera vez la tecnología de la Fórmula 1 en el Mercedes-AMG Project ONE», afirma Dieter Zetsche, Presidente de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars.

«El Mercedes-AMG Project ONE es el primer bólido de Fórmula 1 con homologación para circular por las vías públicas. Nuestro grupo híbrido de alta eficiencia, procedente del automovilismo deportivo, configura una mezcla fascinante de prestaciones y eficiencia con el eje delantero con propulsión eléctrica. Una potencia conjunta de más de 1.000 CV y una velocidad punta superior a los 350 km/h son argumentos convincentes: este Hypercar es tan vertiginoso como promete su aspecto exterior», comenta Ola Källenius, miembro de la Junta Directiva de Daimler AG responsable de Investigación del Grupo y Desarrollo de Mercedes-Benz Cars.

El prototipo muestra ya muchos detalles concretos de cómo será el futuro modelo de serie. «El Hypercar es fruto del proyecto más ambicioso que hayamos afrontado hasta la fecha. Define un nuevo hito en el desarrollo estratégico de Mercedes-AMG y su conversión en una marca de vehículos deportivos y de altas prestaciones. El Project ONE eleva el listón de lo técnicamente viable a un nivel nunca visto y define una referencia absoluta con su combinación de eficiencia y prestaciones. Al mismo tiempo, el Project ONE es un anticipo de la definición futura de Driving Performance desde la perspectiva de AMG», destaca Tobias Moers, Presidente del Comité de Dirección de Mercedes-AMG GmbH.

Propulsión: un motor sobrealimentado y cuatro motores eléctricos

El sistema de propulsión híbrida enchufable de altas prestaciones del Mercedes-AMG Project ONE procede directamente de la Fórmula 1 y es fruto de una estrecha cooperación con los expertos en automovilismo de Mercedes-AMG High Performance Powertrains en Brixworth. Consta de una unidad altamente integrada e interconectada de forma inteligente, formada por un motor de combustión híbrido sobrealimentado y un total de cuatro motores eléctricos. Un motor está integrado en el turbocompresor, otro se encuentra junto al motor de combustión, unido directamente con el cigüeñal, y los dos restantes propulsan las ruedas delanteras.

El motor V6 híbrido de gasolina y 1,6 litros de cilindrada con inyección directa y turbocompresor sencillo con asistencia eléctrica procede directamente del monoplaza de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas. Los cuatro árboles de levas en cabeza se accionan mediante ruedas dentadas rectas. Para alcanzar un elevado régimen de giro se han sustituido los muelles de válvula mecánicos por variantes neumáticas. De este modo, el motor dispuesto en posición central por delante del eje trasero alcanza sin esfuerzo un régimen máximo de 11.000 rpm, una cota única en un vehículo para carretera. No obstante, esta cifra se mantiene deliberadamente por debajo del límite de revoluciones de la F1 a fin de asegurar una mayor durabilidad y la posibilidad de repostar gasolina Súper Plus convencional en lugar de combustible de competición.

Los motores eléctricos instalados en el eje delantero alcanzan también un régimen excepcional, con hasta 50.000 rpm del rotor. El estado de la técnica convencional son 20.000 rpm.

El motor de altas revoluciones recibe asistencia de un turbocompresor de alta tecnología. La turbina de gases de escape y la turbina del compresor están separadas para asegurar una posición ideal respecto al lado de escape y el lado de admisión del motor, y se unen a través de un árbol de transmisión. En este árbol se ha dispuesto un motor eléctrico de 90 kW de potencia que, en función del estado de servicio, puede impulsar la turbina del compresor hasta un régimen de 100.000 rpm. Por ejemplo, al ponerse en marcha, o después de cambios de carga. Esta unidad se designa en Fórmula 1 MGU-H (Motor Generator Unit Heat).

Reacción instantánea, más rápida que en un motor V8 atmosférico

La principal ventaja: se elimina completamente la caída en sobrealimentación, es decir, el retardo en la respuesta a las órdenes del acelerador debida a la inercia del turbocompresor de gran tamaño. El tiempo de reacción efectivo se reduce considerablemente, siendo más corto que en un motor V8 atmosférico. El turbocompresor eléctrico tiene una segunda ventaja. Aprovecha una parte de la energía sobrante de los gases de escape y la convierte en energía eléctrica, operando como un generador. Esta energía alimenta la batería de alto voltaje de iones de litio (recuperación) o se utiliza en otro de los motores eléctricos como fuente de propulsión adicional. Este motor eléctrico desarrolla una potencia de 120 kW y está situado junto al motor de combustión, unido al cigüeñal mediante un engranaje de ruedas dentadas rectas (MGU-K = Motor Generator Unit Kinetic). Se trata de otra tecnología que aporta máxima eficiencia y potencia a la Fórmula 1.

Nueva tracción integral en combinación con la propulsión eléctrica del eje delantero

A esto se sumarán otros dos motores eléctricos, de 120 kW cada uno, en el eje delantero. Están acoplados a las ruedas delanteras a través de sendos engranajes reductores. El eje delantero con propulsión eléctrica permitirá acelerar y frenar por separado las dos ruedas delanteras y, por lo tanto, configurar una distribución selectiva del par motor para aumentar el dinamismo de conducción («Torque Vectoring»). Al mismo tiempo, los motores en los ejes permiten aprovechar de modo ideal la energía de frenado para recuperación. Está previsto alcanzar hasta un 80% en condiciones normales de marcha. Esta energía se almacena en la batería y está a disposición para aumentar la autonomía en régimen eléctrico. Cada motor eléctrico cuenta con su propia electrónica de potencia, ubicada en los bajos del vehículo, muy cerca de los motores eléctricos.

Cifra récord en cuanto a rendimiento térmico

El rendimiento térmico del motor de combustión interna con turbocompresor eléctrico (MGU-H) en combinación con el motor eléctrico en el cigüeñal (MGU K) ascenderá a más del 40%. Esta cifra marca un nuevo récord para un vehículo de serie y corrobora la excepcional eficiencia de la cadena cinemática. Esto significa lo siguiente: el Showcar extrae de cada litro de combustible una cantidad de energía notablemente mayor que otros automóviles. De este modo, resulta tan austero como potente. A título comparativo: el rendimiento termodinámico de los motores de combustión interna convencionales suele ser del 33 a 38%.

 

 

Resumen de datos técnicos

            Showcar Mercedes-AMG Project ONE

Propulsión eje trasero            Motor V6 de 1,6 litros con inyección directa, cuatro válvulas por cilindro, cuatro árboles de levas en cabeza, turbocompresor sencillo con asistencia eléctrica y motor eléctrico acoplado al cigüeñal

Cilindrada      1.600 cm3

Potencia de propulsión en el eje trasero       > 500 kW

Potencia de propulsión en el eje delantero   2 x 120 kW

Potencia total > 740 kW (> 1.000 CV)

Autonomía en régimen eléctrico      25 km

Tracción         Tracción integral variable AMG Performance 4MATIC+ con eje trasero de propulsión híbrida, eje delantero de propulsión eléctrica y Torque Vectoring

Cambio           Cambio manual automatizado de 8 marchas AMG SPEEDSHIFT

Aceleración 0-200 km/h        < 6 s

Velocidad máxima     > 350 km/h

 

Batería de iones de litio con tecnología de la Fórmula 1

Las celdas de la batería, su disposición y el sistema de refrigeración son también similares a los del bólido de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas. No obstante, el número de celdas en el AMG Project ONE será muy superior, con el fin de satisfacer las exigencias de la conducción diaria. La batería de alto voltaje de iones de litio y el convertidor CC/CC para refuerzo y recarga de la red de a bordo de 12 V se alojan en los bajos del vehículo, por detrás del eje delantero, donde ocupan poco espacio.

Otra innovación es el sistema de alto voltaje de la propulsión EQ Power+, que trabaja con una tensión de 800 V en lugar de los habituales 400 V. Gracias al mayor voltaje, es posible reducir claramente la sección de los cables, con lo que se ahorra peso y espacio de montaje.

Estrategia inteligente de operación para optimizar la potencia y la eficiencia

El sistema de propulsión híbrida de altas prestaciones EQ Power+ ofrece numerosas estrategias inteligentes de operación, optimizadas para diversos escenarios de uso. Los programas de conducción son muy variados, y abarcan desde la operación en régimen exclusivamente eléctrico hasta un modo de alto dinamismo, equivalente al utilizado en la Fórmula 1 durante las sesiones de cualificación con el fin de obtener los mejores tiempos por vuelta. Pese a la elevada complejidad del sistema, el conductor obtendrá siempre una combinación ideal de prestaciones y eficiencia, en función de las condiciones de conducción elegidas. Los ingenieros de desarrollo de Mercedes-AMG hacen uso de la experiencia y los conocimientos adquiridos durante muchos años en los circuitos de Fórmula 1, en el desarrollo del SLS AMG Electric Drive y en el departamento de investigación y desarrollo de Daimler AG.

Esto permite al conductor ponerse en marcha utilizando exclusivamente energía eléctrica. En un primer momento, el Hypercar es propulsado por los motores eléctricos del eje delantero, y el motor eléctrico en el cigüeñal interviene si el conductor desea acelerar brevemente. Si el conductor pisa más a fondo el acelerador, reclamando mayor potencia, se arranca el motor V6. A medida que aumenta el número de revoluciones, la cadena cinemática desarrolla su plena potencia. Con la función Race Start es posible lograr cotas impresionantes de aceleración: el sprint de 0 a 200 km/h se completa en menos de seis segundos.

Si el conductor levanta de nuevo el pie del acelerador y el vehículo rueda sin tracción, el sistema conmuta a la propulsión eléctrica del eje delantero y recupera al frenar (en condiciones normales) hasta un 80% de la energía cinética, que convierte en electricidad para recargar la batería.

Cambio manual automatizado de 8 marchas totalmente nuevo

La transmisión de fuerza a las ruedas traseras se llevará a cabo a través de un cambio manual de 8 velocidades totalmente nuevo, desarrollado especialmente para el Mercedes-AMG Project ONE. El mando del cambio es hidráulico, y puede accionarse manualmente, mediante levas de cambio en el volante, o bien de forma automatizada.

La clave de las extraordinarias prestaciones del Mercedes-AMG Project ONE es la estructura monocasco de fibra de carbono, ultraligera y muy resistente, cuya tecnología procede también de la Fórmula 1. Lo mismo se puede decir de la integración del motor y el cambio: ambos cumplen funciones portantes y sirven de sujeción a los elementos de suspensión de las ruedas traseras.

Tren de rodaje multibrazo con innovadora suspensión con varilla de empuje

Los responsables del desarrollo del tren de rodaje han tenido que enfrentarse asimismo a importantes desafíos. Tanto delante como detrás se recurre a una estructura multibrazo. El tren de rodaje con suspensión de resortes ajustables presenta varias particularidades. Los dos montantes telescópicos con barra de empuje están dispuestos en posición transversal. La innovadora disposición de la unidad de suspensión y amortiguadores asume la función de un estabilizador transversal convencional de tubo, y permite prescindir de este componente. Esta solución impide eficazmente los movimientos de balanceo, incluso al efectuar cambios muy rápidos de dirección, sin comprometer el confort.

La armonización general de los muelles y amortiguadores obedece a un comportamiento de marcha perfectamente equilibrado, fácilmente controlable y, sobre todo, deportivo. A ello contribuyen también la tracción integral y el Torque Vectoring. El ABS se incorpora de serie y el ESP® es regulable en tres niveles, como es habitual en AMG. ESP® ON incrementa la seguridad, ESP® SPORT HANDLING MODE permite mayores ángulos de guiñada antes de que intervenga el sistema, potenciando de este modo una conducción deportiva, y ESP® OFF desactiva el sistema cuando se desea practicar una conducción deportiva en circuitos cerrados al público.

Exclusivas llantas forjadas con innovadora cubierta parcial de fibra de carbono

Una novedad absoluta son las llantas forjadas de aluminio de 10 radios con cierre central reservadas en exclusiva al Mercedes-AMG Project ONE. Cuentan con una cubierta radial parcial de fibra de carbono de efecto aerodinámico. Este elemento favorece un flujo optimizado del aire alrededor de la rueda, mejorando el comportamiento aerodinámico y el coeficiente cx del vehículo.

Al mismo tiempo, tres ranuras planas de ventilación en cada sección de radios aseguran una disipación térmica ideal de los frenos. Una muestra más del esmero con el que el equipo de desarrollo de AMG trata cada detalle, por pequeño que sea, a fin de incrementar la eficiencia global de este Hypercar.

El Mercedes-AMG Project ONE calza delante llantas de tamaño 10,0J x 19 con neumáticos 285/35 ZR 19 Michelin Pilot Sport Cup 2, desarrollados en exclusiva para este Hypercar, y detrás llantas 12,0J x 20 con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 de formato 335/30 ZR 20.

Para decelerar con eficiencia el vehículo se ha incorporado un equipo de frenos cerámicos de alto rendimiento con discos de material compuesto perfeccionado desde el punto de vista del peso. El bajo peso reduce las masas no suspendidas, aumentando el dinamismo y la agilidad. El equipo de frenos cerámicos se distingue asimismo por una vida útil más larga, una mayor resistencia a la corrosión y mejor estabilidad térmica. En el exterior, el distintivo «AMG Carbon Ceramic» y las pinzas de freno con pintura especial certifican la exclusividad de este sistema de frenos.

Diseño exterior: la bella y la bestia

El diseño del showcar se inspira en la categoría reina del automovilismo. Pero, sobre todo, encarna un principio básico de Mercedes-AMG, según el cual la fascinación debe ir siempre unida a la funcionalidad. Cada pieza cumple una función. El concepto de motor central determina las proporciones extremadamente musculosas, con puesto de conducción muy adelantado, pasarruedas voluminosos, entallamiento en la cintura y zaga muy ancha.

«El Mercedes-AMG Project ONE es el modelo más 'hot' y más 'cool' de todos los que hemos diseñado hasta la fecha. Conjuga nuestra filosofía de diseño basada en la claridad sensual con las prestaciones de nuestros bólidos de Fórmula 1 y encarna de forma ideal lujo y altas prestaciones», afirma Gorden Wagener, Chief Design Officer de Daimler AG. «Con sus rasgos extremos, este Hypercar marca un nuevo hito en el campo del diseño. No hay ninguna arista ni línea de carácter, y el interior se ha reducido a lo esencial.»

Vista frontal: poderío y funcionalidad

El frontal está dominado por el faldón delantero negro de grandes dimensiones, con diversas tomas de aire a todo lo ancho del vehículo. El elemento central de forma trapezoidal ostenta un logotipo AMG blanco de gran tamaño. Por encima de éste se encuentra la estrella Mercedes en la carrocería. El perfil A-Wing bajo el elemento central —un detalle característico de AMG— añade un toque plateado al frontal y se funde perfectamente con los guardabarros.

A izquierda y derecha se han integrado llamativas tomas de aire, que se enmarcan en aletas en forma de U y se estructuran mediante dos perfiles transversales de color negro. Los faros planos de diodos luminosos se integran sin solución de continuidad en el contorno de la carrocería.

Gracias a las salidas de aire negras practicadas en el capó, el flujo de aire caliente se deriva hacia los laterales y alrededor de la cabina del conductor. De este modo, una corriente de aire fluye sin obstáculos por encima de la cabina del conductor hasta el canal de aspiración situado en el techo. El splitter frontal extensible automáticamente y las ranuras de ventilación activa (los denominados «louvres») en los pasarruedas delanteros influyen también positivamente en la carga aerodinámica sobre el eje delantero y contribuyen a mejorar el balance aerodinámico del vehículo.

Flancos tersos, guardabarros voluminosos

El dinámico habitáculo, pegado al asfalto, presenta una inconfundible arquitectura esférica con un particular diseño de las ventanillas. La amplia zona oscura se reserva a importantes funciones técnicas. Estos componentes técnicos contrastan con las líneas nítidas del vehículo.

En el techo destaca la toma de aire, derivada de la Fórmula 1, que permite al motor aspirar grandes cantidades de aire exterior. La entrada de aire negra se funde elegantemente con el perfil vertical en «aleta de tiburón», también de color negro, que mejora el guiado lateral en curvas rápidas. La luneta trasera en posición muy atrasada forma parte integrante de la unidad formada por los elementos de aspiración y los perfiles en el techo, y permite ver la Power-Unit. Dos grandes entradas de aire NACA permiten que el aire fluya óptimamente a los radiadores de aceite del motor y del cambio, situados en la sección trasera.

También la vista de perfil muestra superficies de configuración clara y sensual, asociadas asimismo a aspectos funcionales. Los flancos del vehículo, de líneas tersas, se estrechan en la parte central. Superficies deflectoras de aire fabricadas en fibra de carbono en color negro canalizan óptimamente la corriente de aire alrededor de la carrocería, como en el automovilismo de competición.

El diseño «paintbrush» con el característico color verde de Petronas en los flancos es obra del mismo artista que ideó la pintura del bólido de Fórmula 1. Las cuatro ruedas están coronadas por otros tantos guardabarros, a modo de músculos en tensión preparados para lanzarse a la carrera.

Al igual que en el bólido de competición, las puertas se abren hacia delante y hacia arriba. En la parte trasera, a la derecha, se encuentra la tapa del depósito de combustible; a la izquierda, la toma de corriente para la batería híbrida enchufable.

La zaga: fascinante y funcional

El afilado spoiler vertical y el difusor de gran tamaño dividido en dos por la salida de escape central, así como la aleta trasera de dos piezas extensible en dos fases, aportan ventajas aerodinámicas a altas velocidades y contribuyen a una mejora de la eficiencia y las prestaciones. El diseño del sistema de escape —con una salida redonda de grandes dimensiones y otras dos aberturas redondas más pequeñas— se ha asumido directamente de los bólidos de Fórmula 1.

El faldón trasero con su voluminosa rejilla en forma de panal en negro y piezas de fibra de carbono confiere al vehículo una imagen contundente y poderosa. Las luces traseras reproducen el diseño gráfico del logotipo de la marca AMG y de los faros delanteros con tres elementos luminosos en forma de rombo.

Interior: Fórmula 1 para dos

El concepto interior de esta impresionante máquina obedece a la funcionalidad en competición, como pone de manifiesto su estética radical. El conductor experimenta de forma auténtica la técnica y las sensaciones de la Fórmula 1, tanto en el circuito como en carretera. También en este caso, cada detalle tiene su función, y ningún elemento obedece únicamente a consideraciones estilísticas. El minimalismo y la audacia con que está ejecutado el habitáculo de este monocasco realzan la estética y funcionalidad de unos componentes reducidos a la mínima expresión.

El interior de configuración aerodinámica ofrece espacio para dos personas. Los asientos tipo baquet con respaldos ajustables están integrados en la estructura monocasco del vehículo. Los pedales y el volante se pueden ajustar para que el piloto adopte una postura de conducción óptima. El túnel central separa visualmente la zona del conductor y la del acompañante. Se integra en unión rígida en la arquitectura del asiento y sigue el principio del minimalismo con su contorno ligeramente ascendente.

Interior con elementos estructurales funcionales

El principio de construcción ligera se aprecia, entre otros detalles, en el fino perfil en forma de ala que recorre el tablero de instrumentos, otorgándole un carácter etéreo, como si flotara en el aire. En su calidad de pieza estructural funcional, el tablero de instrumentos refuerza la estructura monocasco del Mercedes-AMG Project ONE. Los dos visualizadores exentos de 10 pulgadas y alta resolución (uno en posición ligeramente elevada ante el conductor y el otro a la derecha, en la consola central, orientado hacia él) están engarzados en piezas de metal auténtico de alta calidad y peso optimizado.

La unidad de dos difusores está suspendida por debajo de la pantalla central. La pantalla y los difusores se funden y forman una unidad, resaltando una estética en la que prima la construcción ligera. Los difusores de ventilación adoptan la forma rectangular de los visualizadores, al igual que la consola central, que aloja la tecla de arranque y parada.

Otros elementos integrados en arrastre de forma para configurar una unidad son un compartimento portaobjetos de gran calidad, un panel de interruptores reducido y el botón de arranque del motor. El compartimento portaobjetos está equipado con una tapa transparente.

Volante de Fórmula 1

El volante con sección superior e inferior plana horizontal y airbag integrado permite disfrutar de sensaciones propias de la competición automovilística, al igual que los dos controladores integrados programables con distintas funciones de ajuste (p. ej., los programas de conducción o los reglajes del tren de rodaje) o la indicación LED de la marcha acoplada en la parte superior del volante.

El revestimiento de la puerta está ejecutado en fibra de carbono, un material tan elegante como funcional, y se integra en arrastre de forma en el habitáculo de estilo deportivo. Como un reflejo de los «winglets» aerodinámicos del exterior, el volumen estructurado del revestimiento de la puerta cuenta con espacio para una unidad técnica, así como una sección central de puerta de generosas líneas cóncavas. Una caja de aluminio une los difusores de aire y los interruptores del elevalunas, integrados en dos rectángulos profundos.

Compartimentos portaobjetos bajo los asientos, una pantalla en lugar del retrovisor interior

Los ingenieros de desarrollo de Mercedes-AMG han pensado también en la utilidad para el día a día y en el confort de manejo. Por ejemplo, han previsto dos compartimentos detrás de los asientos para objetos de pequeño tamaño (uno a cada lado). El aire acondicionado y los elevalunas eléctricos se incorporan de serie, y el sistema de infoentretenimiento COMAND garantiza una conectividad perfecta.

La interfaz de usuario obedece a un concepto autónomo, con alto grado de integración. Los indicadores principales se encuentran en la línea de visión por encima del volante, de modo que el conductor no tiene que desviar la mirada de la carretera para consultarlos. Para asegurar una óptima visibilidad hacia atrás, el retrovisor interior se sustituye por una pantalla que muestra imágenes a tiempo real de la zaga, captadas por una «mirrorcam». La carcasa de aluminio de la pantalla está integrada sin solución de continuidad en el techo y alberga otros elementos de mando.

Colores y materiales inspirados en el bólido de carreras

A la hora de seleccionar los colores y materiales para el habitáculo se recurrió de nuevo al bólido de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas. Los asientos de competición de líneas esculturales están ejecutados en vellón de microfibra antideslizante de color negro, en un claro guiño al automovilismo de competición. Las superficies cuentan con aplicaciones de napa en gris magma y elementos interiores de malla de tejido deportivo que favorece la circulación del aire en los asientos. Todo ello se remata con costuras de adorno amarillas.

El Mercedes-AMG Project ONE: el futuro de la Driving Performance

Conclusión: el Mercedes-AMG Project ONE será mucho más que una máquina impresionante, que traslada prácticamente sin restricciones a la carretera la actual tecnología híbrida de la Fórmula 1, y que aúna unas prestaciones dignas de las pistas de competición con plena utilidad para el uso diario. Este prototipo es la base ideal para acumular conocimientos y experiencia —tanto en relación con su técnica de propulsión híbrida enchufable de alto rendimiento como con nuevas configuraciones del tren de rodaje y un equipo electrónico ampliada del vehículo—, de los que podrán beneficiarse futuros vehículos de serie AMG. El equipo responsable del Project ONE está trabajando con intensidad para hacer realidad esta visión en un vehículo para carretera



sep

blog comments powered by Disqus