AutoSemanario


El polarizado en los autos


Publicamos una nota interesante de Mamás y Niños seguros.

¿Es más seguro el polarizado en el vehículo? Polarizados, tonalizados, oscurecidos…por seguridad ¿seguro? Cada vez que compramos un vehículo, el concesionario nos ofrece “polarizar” los vidrios de acuerdo a las diferentes variedades de tonalidad, que van desde el claro hasta el oscuro. Pero… ¿es legal?, ¿veo bien?, ¿puede traer problemas al hacer la RTO? Comencemos paso a paso a dar respuesta a las dudas que nos plantea este tema

 

- ¿Son legales?

 

- Ni: Intentemos una explicación simple, la Ley de Tránsito (N° 24.449) se ocupa de este tema en los artículos 28, 30 y 34, Anexo F y J del Dto. 779/95. Estos referencian: Condiciones de rigidez, fragmentación y transmitancia de los vidrios de seguridad y prohíbe expresamente cualquier tipo de alteración fuera de fábrica que no haya sido regulada. Por eso una vez que está en la calle, no se podría “polarizar”.

 

- ¿Se permite si vienen de fábrica?

 

- Si: Siempre que se cumpla con una transmitancia del 75% en parabrisas, y 70 % en los vidrios que no sean parabrisas se permite de fábrica (no de concesionario, ni talleres privados), porque los cristales de seguridad se someten a pruebas bajo diferentes normas y una vez librados a la venta (puestos en la calle) no debería tener alteración. Por eso de fábrica sí, de concesionario…no, ya que requeriría una nueva certificación. Justamente por eso cuando se hace la Revisión Técnica Obligatoria (RTO), y de acuerdo a los anexos F y J de la ley, hacen “sacar” la lámina del “polarizado”, porque si no la revisión técnica no la aprueba, ya que está modificada la estructura original del vehículo

 

- ¿Seguro que es seguro?

 

- Muchas veces pagamos el polarizado por seguridad. Pero…si fueses delincuente y robaras un auto para hacer tu “trabajo”, ¿cuál elegirías, uno en el que te puedan identificar o uno “polarizado” y bien oscuro para que no puedan verte? ...Las conclusiones son tuyas y la elección también.

 

Más motivos por los que no…

Cuando se conduce, el conductor, no está viendo solamente el vehículo de adelante, prevé la situación, observa el entorno y el vehículo que está por delante del que yo tengo adelante y si ese tiene el “polarizado”, no me deja ver, me obstaculiza.

Otro ejemplo es que aunque es sabido que no es seguro conducir y hablar por teléfono, es muy común encontrar estás situaciones en la calle y en la ruta. El polarizado evita que el resto de los conductores observen esta situación y puedan estar alerta ante. Si vas con el celu, te vas a distraer, te vas a equivocar y es necesario darle al vehículo de al lado la chance de preverlo y dejarte ir, escaparse de vos que no entendiste que tenés que dejar la oficina en la oficina.

Otro caso puede ser, el que se les explica a los chicos cuando se les enseña a cruzar la calle, y se les pide que “hagan contacto visual” con el conductor. Es necesario que el nene te vea, imaginate si venís con el telefonito y el nene cree que lo viste, pero vos en realidad estás atendiendo un llamado súper importante… por eso entendemos que el “polarizado” no es seguro.

Por último, seguramente pensas que de día el “polarizado” oscuro te favorece… ¿y de noche, se lo sacamos? Al oscurecido del “polarizado”, le sumamos la nocturnidad, es como ir a las 10 de la noche con gafas para sol. Nunca te olvides que más del 90% de lo que ocurre en la vía pública, lo percibimos con nuestros ojos, por eso no es conveniente conducir sin ver bien o con un tonalizado colocado fuera de fábrica que impida que veas correctamente.

En fin, hay razones legales, razones de convivencia en la vía pública, razones de seguridad y razones de visión. Espero que cuando compres tu auto y el concesionario te quiera “vender” el producto tengas la información necesaria para decirle no.

 

 

 

 



jun

blog comments powered by Disqus