AutoSemanario


Los nuevos híbridos enchufables de Audi


 

• Carga funcional y conectada mediante la aplicación myAudi

Eficientes y deportivos, además de libres de emisiones locales

en modo eléctrico: Audi continúa su estrategia de electrificación con la ofensiva de modelos

híbridos enchufables. La marca de los cuatro aros presenta en el Salón de Ginebra las

variantes híbridas del A8, el A7 Sportback, el A6 y el Q5, todos ellos con una autonomía

eléctrica superior a 40 km en el ciclo WLTP. Gracias a los diferentes niveles de potencia,

dependiendo del modelo, el cliente tiene la posibilidad de elegir entre una variante de confort

y otra prestacional, con un diseño deportivo. Las nuevas versiones híbridas enchufables

estarán disponibles a lo largo de 2019.

Amplia gama de modelos: la estrategia de híbridos enchufables de Audi

Para un movilidad sostenible, con los Q5, A6, A7 y A8 TFSI e, Audi está ampliando su gama de

modelos híbridos enchufables, desde SUV medios hasta berlinas de lujo. Dependiendo de cada

modelo, existe una alternativa de dos variantes con diferentes prestaciones y equipamiento: una

versión de confort y otra con una configuración deportiva. La configuración deportiva tiene

elementos S line, una suspensión de ajuste más firme y mayor impulso eléctrico, que

proporciona una respuesta más dinámica. Desde ahora, las nuevas versiones híbridas

enchufables llevarán la identificación “TFSI e”. En el futuro, la denominación “e-tron” se

reservará exclusivamente para los vehículos 100% eléctricos.

Fuerza de dos corazones: el versátil concepto de propulsión

Los vehículos híbridos eléctricos enchufables (plug-in hybrid electric vehicles, PHEV) ganan

aceptación por su carácter versátil. El concepto de propulsión tiene un amplio espectro: en el

modo eléctrico están libres de emisiones locales en la ciudad, no crean inquietud en viajes

largos, y resultan deportivos y dinámicos gracias a la fuerza de los dos motores, uno de

combustión y otro eléctrico.

La autonomía en modo eléctrico de los PHEV superará los 40 km en el ciclo WLTP en cada

modelo. El concepto de propulsión híbrida está concebido para que los clientes puedan circular

alrededor de un tercio de sus trayectos habituales en modo eléctrico, durante su utilización

cotidiana.

Todos los modelos híbridos enchufables de Audi tienen un motor de gasolina turboalimentado

con inyección directa, que trabaja junto con una motor eléctrico integrado en la caja de cambios.

Una batería de iones de litio bajo el piso del maletero proporciona la energía eléctrica. En

aceleración, el motor eléctrico puede complementar al de combustión. El resultado: gran

capacidad para arrancar rápidamente y una poderosa aceleración.

Al mismo tiempo, en lo que respecta a la recuperación de energía, el sistema de propulsión se

parece al del nuevo Audi e-tron, completamente eléctrico. Está diseñado para logar una gran

eficiencia y la máxima capacidad de recuperación de energía. Al frenar, los nuevos modelos Audi

PHEV recuperan hasta 80 kW de energía eléctrica. El motor eléctrico funcionando como

generador permite suaves deceleraciones, por ejemplo en la mayoría de las situaciones en el

tráfico diario. Si la frenada tiene una intensidad media, comparte la tarea con los frenos

hidráulicos, que son los únicos que actúan cuando la deceleración es superior a 0,4 g.

La batería de iones de litio del A6, A7 y A8 contiene 104 celdas tipo bolsa, que se combinan en

ocho módulos. Almacena 14,1 kWh de energía con una tensión de 385 V. La batería de iones de

litio del Q5 tiene celdas prismáticas y la misma capacidad. En cada caso, el circuito de

refrigeración de la batería está integrado en el de baja temperatura, que refrigera también al

motor eléctrico y a la electrónica de potencia. Esta electrónica de potencia transforma la

corriente continua de la batería de alta tensión en corriente trifásica para el motor eléctrico;

cuando recupera energía funcionando como generador, realiza el proceso inverso. La bomba de

calor de serie asegura un eficiente control climático y puede generar hasta 3 kW de energía

calorífica o 1 kW de energía eléctrica con el calor residual del vehículo.

El sistema de propulsión: eficiente motor de combustión, motor eléctrico de altas

prestaciones y batería de iones de litio con gran capacidad

El A8 híbrido enchufable tiene un motor de combustión y un motor eléctrico síncrono de imanes

permanentes que actúa a la vez como motor y generador. Está integrado junto con un embrague

en la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades, que envía el par al sistema de tracción total

permanente quattro.

Las versiones híbridas enchufables del A7 y el A6 utilizan el mismo sistema eléctrico de

propulsión y su batería tiene una capacidad idéntica a la del Audi A8 PHEV. Junto con el motor

eléctrico integrado en la transmisión de doble embrague, un motor de gasolina asegura una

entrega de potencia y de par más que suficiente. Ambos modelos están disponibles en dos

versiones de potencia, con diferentes prestaciones.

El grupo propulsor en el Audi Q5 PHEV sigue el mismo concepto que en los Audi A6 y A7.

Control de los modos de funcionamiento: máximo confort y gran autonomía eléctrica

La gestión del sistema híbrido de las versiones enchufables está concebida para una eficiencia y

un confort máximos, y selecciona automáticamente la estrategia de funcionamiento óptima. Por

defecto, el arranque se produce en modo eléctrico “EV”; el motor de combustión se activa

dependiendo de la situación.

Las versiones híbridas enchufables tienen los siguientes modos: “EV,” “Auto,” y “Hold.” Con el

botón de selección de modo, el conductor puede seleccionar uno de esos tres ajustes básicos:

prioridad a la propulsión eléctrica, modo híbrido completamente automático y conservar la

energía eléctrica para una fase posterior del trayecto. En el modo “Auto”, los PHEV funcionan

con una interacción inteligente entre los motores eléctrico y de combustión, para una eficiencia

máxima. En el modo “Hold”, el sistema de propulsión se gestiona para mantener el estado de

carga de la batería; por ejemplo, para conducir posteriormente en modo eléctrico por áreas

urbanas.

El asistente predictivo de eficiencia realiza una contribución esencial para incrementar la

autonomía eléctrica y asegura un máximo confort para los ocupantes. Con estos objetivos, la

gestión inteligente tiene en cuenta el perfil de la ruta para el control del sistema de propulsión.

La estrategia predictiva de funcionamiento evalúa tanto los datos del navegador durante el

guiado activo y la información del asistente predictivo de eficiencia, como el sistema de sensores

del vehículo. Con esta información, crea una planificación previa para toda la ruta y una más

precisa para los siguientes kilómetros. Como resultado, se reconocen las situaciones en las que

el conductor debería dejar de pisar el acelerador. El conductor recibe la correspondiente

indicación visual en la pantalla y un impulso háptico en el pedal activo del acelerador. Al mismo

tiempo, se inicia la recuperación anticipada de energía.

Asimismo, el conductor puede seleccionar los modos de marcha “comfort”, “efficiency”, “auto” y

“dynamic” mediante el sistema Audi drive select, que interviene en el ajuste de la propulsión, la

suspensión y la dirección. Dependiendo de ese ajuste, cambian los umbrales en los que los dos

motores funcionan conjuntamente y en el que el motor eléctrico proporciona su impulso

adicional y, por tanto, se consigue el máximo par para acelerar. En el modo “dynamic”, el motor

eléctrico refuerza más intensamente al de combustión, para obtener la máxima respuesta

dinámica.

El pedal activo del acelerador, con puntos de presión variables durante la conducción en modo

eléctrico, asiste al conductor con una respuesta háptica para que la conducción sea lo más

eficiente posible. Si el conductor deja de pisar el acelerador estando el cambio en la posición D,

junto con los perfiles “auto” y “efficiency” del Audi drive select (por debajo de 160 km/h), ambos

motores se desconectan y se apagan, iniciando el modo de marcha por inercia. En la posición S

del cambio y con el perfil “dynamic”, el motor eléctrico permanece activo en modo de

deceleración y recupera energía; es decir, convierte la energía cinética en eléctrica.

El Audi virtual cockpit opcional y la pantalla del MMI muestran todas las notificaciones

importantes acerca de la circulación en modo eléctrico: un indicador de potencia, la autonomía y

el flujo de energía.

Versátil no solo por la propulsión: estrategia de modelos y líneas de equipamiento

Audi ofrece los A6, A7 y Q5 en dos variantes, una orientada al confort y otra más dinámica. Esta

última se lanzará con un equipamiento particularmente deportivo: además del incremento del

impulso adicional del motor eléctrico, incorpora de serie el paquete S line exterior. Asimismo, el

A6 y el A7 cuentan con el paquete de estilo negro, pinzas de freno pintadas de rojo y las

ventanillas traseras de privacidad. Las versiones híbridas más potentes también tienen toques

deportivos en el interior y, tanto en el A6 como en el A7, la suspensión deportiva es de serie.

Funcionalidad: recarga con e-tron Charging Service

El sistema de carga compact también es parte del equipamiento estándar de los nuevos Audi

híbridos enchufables. Comprende cables para tomas domésticas e industriales, más un panel de

control. Como opción, Audi proporciona un accesorio de pared para el almacenamiento del cable,

y un cable de tipo 3 para estaciones públicas de carga. En un conector con una potencia de 7,2

kW, la carga completa de la batería tarda unas dos horas.

Durante un viaje, los clientes pueden cargar fácilmente estas nuevas versiones híbridas

enchufables. El propio servicio de carga de Audi, e-tron Charging Service, garantiza el acceso

bajo pedido en 16 de estaciones públicas de carga en Europa. En la actualidad se está trabajando

para implementar este servicio en nuevos países. Solo se precisa una tarjeta para comenzar la

carga, en cualquier proveedor de electricidad adherido al producto. Previamente, el cliente se

debe registrar en el portal myAudi y cumplimentar el contrato de carga, que está sujeto a una

tarifa. La facturación tiene lugar al finalizar cada mes, a través de la cuenta de usuario del

cliente.

Control de la carga desde el sofá: la aplicación myAudi

Otra útil herramienta para controlar el coche es la aplicación myAudi, que lleva hasta el

smartphone el catálogo de servicios Audi connect. Mediante esta aplicación, el cliente puede

comprobar de forma remota el estado de la batería y la autonomía, comenzar el proceso de

carga o programar su inicio, así como ver las estadísticas de carga y de consumo.

Otra función de la aplicación myAudi es el control previo de la climatización, anterior a la puesta

en marcha del coche. Esto es posible porque el compresor del aire acondicionado y la calefacción

auxiliar en el vehículo funcionan con alta tensión. El cliente puede determinar exactamente

cuánto se debería calentar o enfriar el habitáculo mientras el coche está aparcado o mientras se

está cargando la batería. Dependiendo del equipamiento de cada vehículo, mediante el control

climático previo se puede activar la calefacción del volante, los asientos, los espejos, el

parabrisas y la luneta. El inicio rápido de los componentes de la climatización también es posible

al desbloquear el vehículo con la llave.

Consumo de combustible de los modelos mencionados:

Audi e-tron quattro

Consumo eléctrico combinado en kWh/100 km: 26,2 – 22,5 (WLTP); 24,6 – 23,7 (NEDC)

Emisiones combinadas de CO2 en g/km: 0

Las cifras dependen de la combinación neumático/llanta seleccionada y de la variante de motor y transmisión.



feb

blog comments powered by Disqus