AutoSemanario


Tecnología inalámbrica para detectar peatones


Los investigadores de General Motors se encuentran desarrollando una promisoria prestación de asistencia al conductor potencialmente capaz de detectar a los peatones y ciclistas en calles congestionadas o con poca visibilidad, antes de que el conductor los perciba.

La prestación se basa en Wi-Fi Direct, el estándar inalámbrico de igual a igual que permite a dispositivos como algunos smartphones comunicarse directamente entre sí en lugar de a través de un punto de acceso compartido.

Los investigadores determinaron que Wi-Fi Direct se puede integrar a otros sistemas de alerta del conductor y detección de objetos basados en sensores, de los que ya disponen los vehículos de producción para ayudarlos a detectar a los peatones y ciclistas que portan smartphones.

La automotriz también está orientada al desarrollo de una aplicación complementaria para smartphones con Wi-Fi Direct que puede ser descargada por los usuarios viales frecuentes tales como “mensajeros que van en bicicleta” o “trabajadores de la construcción”, y que posibilitará a los vehículos equipados identificarlos.

La detección inalámbrica de peatones es parte del desarrollo permanente de los sistemas de comunicación denominados de “vehículo a infraestructura (V2I)” y de “vehículo a vehículo (V2V”) que podría brindar la advertencia de avance en caso de peligros tales como vehículos lentos o detenidos, calles o intersecciones resbaladizas y señal de stop.

“Esta nueva capacidad inalámbrica podría advertir a los conductores ante la presencia de peatones ingresando a la calzada por detrás de un vehículo estacionado, o ciclistas circulando  en el ángulo muerto de un vehículo,” dijo Nady Boules, director del laboratorio de General Motors para la integración de sistemas eléctricos y de control, GM Global R&D. “Tiene el potencial de convertirse en parte integrante de los sistemas integrales de asistencia al conductor que ofrecemos en muchos de nuestros vehículos Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC”.

Al eliminar la etapa intermedia que se requiere para el alcance a la central de celulares, les permite a los dispositivos conectarse en aproximadamente un segundo, comparado con los sistemas convencionales que generalmente precisan de 7 a 8 segundos para adquirir información de ubicación y conectar.

“Las conexiones rápidas ofrecen una ventaja distinta en las aplicaciones vehiculares,” dijo Donald Grimm, GM Global R&D, investigador senior en sistemas de percepción y control vehicular. “Cuanto más rápido un vehículo puede detectar a otros usuarios Wi-Fi Direct, mayor es el potencial para evitar colisiones”. 

Wi-Fi Alliance, la Asociación Industrial Global a cargo de la certificación de las normas inalámbricas, sostiene que los dispositivos con Wi-Fi Direct pueden alcanzarse entre sí a una distancia máxima de 200 metros. Además de ayudar a detectar a los peatones, este alcance podría permitir la transferencia segura de archivos, tales como información de la agenda de direcciones digital o MP3 entre una computadora doméstica y el sistema de navegación del vehículo.

COMUNICACIÓN ENTRE VEHICULOS.

“A medida que nos vamos convirtiendo en una sociedad más conectada, el tener un auto conectado y ‘consciente de sí mismo’ adquirirá cada vez más importancia,” dijo Thilo Koslowski, vicepresidente de análisis de la industria automotriz en Gartner Inc., empresa líder en investigaciones y asesoramiento en TI. “No solamente puede ayudar a los vehículos a comunicarse de forma continua con otros dispositivos, sino que también puede incrementar las comunicaciones de vehículo a infraestructura, lo cual redundaría en una mejor administración del tránsito.”

Es importante saber que estas tecnologías de comunicación entre vehículos están llegando a su fase crítica. General Motors está ayudando  para obtener más rápidamente los resultados finales de los sistemas vehículo a vehículo (V2V) y desarrollo de tecnologías de comunicación vehículo a infraestructura (V2I) proporcionando ocho automóviles equipados especialmente con estos dispositivos durante un año de pruebas reales.

Los autos Buick y Cadillac equipados con el sistema V2V forman parte de una flota más grande de autos, camiones y vehículos de tránsito que participan conectados de acuerdo al programa piloto del Departamento de transporte de Estados Unidos.

La Universidad de Michigan llevará a cabo el programa, que está diseñado para determinar la eficacia de las tecnologías de seguridad V2V y V2I a reducir accidentes.

En finales de 2013, la administración nacional de seguridad de transporte de carretera (NHTSA) utilizará los datos recogidos por estos vehículos para medir los beneficios generales del sistema. Análisis de los datos podrían resultar en un despliegue de gran escala V2V tecnología antes de finales de la década.

"La seguridad es nuestra prioridad Nº 1, y esta investigación podría salvar vidas y prevenir lesiones en toda América," anuncio Ray LaHood, Secretario de transporte de Estados Unidos. "Más de 30.000 personas al año mueren en carreteras de nuestra nación, debemos seguir buscando nuevas maneras de mejorar la seguridad y reducir muertes" agregó LaHood.

La comunicación entre vehículos permitirá enviar y recibir mutuamente información básica como la ubicación, velocidad y dirección de desplazamiento.

Además, compartir información sobre la fase de la señal de tráfico, atributos del camino y condiciones de la superficie. Cada tecnología tiene el potencial para reducir la congestión y colisiones de tráfico. Juntos, pueden integrarse con características de seguridad activa, como advertencia de colisión hacia adelante  (más conocido como control de crucero adaptativo o radar anticolisión) y el alerta de zona ciega o del llamado ángulo muerto, ya disponibles en muchos vehículos de producción, aunque, por ahora, en muy pocos autos ofrecidos en Argentina.



sep

blog comments powered by Disqus