AutoSemanario


Objeto de deseo


PARA MEJORAR                                                       PARA DESTACAR

-Ausencia de navegador                               -Confort de marcha

-Espacio en altura plazas traseras                  -Diseño subyugante

-Relaciones de caja                                      -Consumos

-Rueda de auxilio temporal                           -Presentación interior

-Visibilidad posterior                                     -Sistema de frenos

-Sin sensor de presión de neumáticos            -Solidez estructural

                                                                                       -Terminación

 

Hace muchos años que ya no hablamos más de las copias de los autos japoneses. En sus comienzos sus diseño copiados eran la amenaza y al mismo tiempo la burla de toda la industria automotriz por su falta de ideas. Hoy, ese camino es tomado por las marcas chinas, amparados por la ley de su país, copian alevosamente el diseño de numerosos automóviles del mundo; aunque el hecho creciente de contratar a diseñadores italianos está cambiando esta tendencia.

Inclusive, nosotros tenemos a nuestro querido Hernán Charalambopoulos (suena griego pero es argentino), como uno de los pocos diseñadores de renombre argentinos que han sido contratados por una marca china  y esta trabajando actualmente para la firma JAC.

Además, los chinos están abriendo centros de diseño en Italia.

Los coreanos, con Hyundai y KIA a la cabeza, hace tiempo que pasaron de ser simples observadores de las tendencias automotrices para luego copiarlas o adaptarlas a su gusto. Con diseñadores alemanes en sus equipos buscan la innovación, salir del molde y lo logran con resultados espectaculares como la Hyundai Genesis Coupé, los Kia Soul y Sportage, junto con el auto recién llegado a la Argentina: el Veloster.

Como siempre, sobre gustos no hay nada escrito, sin embargo observando el diseño del nuevo Veloster está claro que se tratá de una coupé muy diferente. Las escapes centrales, el diseño de la luneta posterior, los faros y su forma singular de las puertas (una del lado del conductor y dos del lado del acompañante) son una invitación al deseo.

El espectacular diseño está respaldado por un gran confort de marcha, muy buena terminación y una destacable solidez estructural. En el otro lado de la balanza deja una visibilidad y la altura en los asientos posteriores limitadas.

La presentación interior revela detalles bien cuidados y ofrece para sus pasajeros algunas sutilezas como la pantalla táctil (con funciones especiales como una cámara de marcha atrás pero sin navegador satelital) o el techo panorámico vidriado (que además se puede abrir, no como modelos de Peugeot y otras marcas).

SE OFRECE CON UN MOTOR DE 130 CV.

En nuestro país es comercializado con el motor más “civilizado” de su gama. Se trata de un impulsor naftero de 1.6 litros de cilindrada con una potencia de 130 CV, con el cual obtiene prestaciones lejanas a la deportividad que sugiere sus líneas.

Para mí, está claro que apunta a las nuevas legislaciones, cada vez más exigentes para reducir los consumos; que de hecho son algunas de sus virtudes empleando, por ejemplo, sólo 7,3 litros cada 100 kilómetros a una velocidad de 120 kilómetros por hora.

En Argentina se comercializa por un valor de 34.900 dólares con una caja manual de seis velocidades y por 36.400 con una caja automática con igual número de marchas.

Esta vez, probamos la versión con caja manual que justamente no se destaca por sus relaciones obteniendo valores de elasticidad muy poco propicios para realizar adelantamientos en la ruta. Esto es bueno aclararlo porque un comprador de este vehículo puede creer que al momento de pasar a otro vehículo lo mejor que puede hacer es realizar dicha maniobra en quinta o sexta marcha. Pero, lo ideal y súper recomendable es realizar los adelantamientos con la cuarta velocidad. Los números nos dan la razón: para pasar de 80 a 120 kilómetros por hora con la sexta marcha demora 22,2 segundos!

Con la quinta necesita 17,8 segundos y con la cuarta velocidad emplea 12,2 segundos para realizar la misma maniobra.

Seguramente, con la caja automática obtiene mejores resultados.

ARGENTINA QUIERE, COREA NO.

Con un par motor que aparece en su plenitud en las 4.850 r.p.m y una potencia de 130 CV que se “despierta” a 6.300 r.p.m para demostrar todo su potencial está claro  que este motor hay que llevarlo muy arriba de vueltas para sentir deportividad.

Pero, también es interesante saber algo de nuestro mercado. Como estas coupés se ofrecen a precios a los cuales la mayoría no puede llegar quienes las adquieren no compran las versiones más potentes. Esto es fácil de observar conociendo los patentamientos del Audi A1, el Alfa Romeo MiTo o el MINI, por citar tres rivales.

Por otro lado, es bueno saber el éxito del Veloster en Estados Undios, su principal mercado.

De enero a julio de este año se han patentado 21.610 unidades y en Corea del Sur, en el mismo lapso de tiempo, 3.177.

Aunque, si allí un usuario desea mayor deportividad tiene a su disposición la versión con un motor turbo capaz de proporcionar más de 200 CV y la versión base es un motor con inyección directa con 140 CV.

Curiosamente, Hyundai Motor de Argentina ha manifestado su deseo de traer las versiones más potentes dotadas de inyección directa, pero en Corea no las han permitido, por el momento, ya que de acuerdo a sus estudios el combustible que se distribuye en nuestro país no tiene la calidad suficiente para esos motores. La pregunta es: ¿Si marcas como Audi, BMW y Mercedes-Benz traen sus motores más modernos y no tienen problemas, por qué tendría que tenerlos Hyundai? Sin dudas, esto es lo malo de ser “más papistas que el Papa”.

Volviendo a la versión probada, dinámicamente está claro que el chasis está preparado para una potencia superior.

Todo lo hace simple, en cualquier camino es un auto muy fácil de llevar, predecible y eficiente.

Además, los frenos han demostrado unas distancias de frenado muy cortas y la dirección se endurece correctamente  a medida que aumentamos la velocidad.

Es un auto muy seguro de conducir y es respaldado por los controles de tracción y de estabilidad  junto con seis airbags. Quedan pendientes los faros de xenón, el airbag de rodilla para el conductor (algunos competidores lo tienen), y los sensores de presión de los neumáticos.

En suma, con un diseño subyugante, muy buen confort de marcha, consumos reducidos y una destacable solidez estructural el Veloster tiene las cualidades necesarias para convertirse en un nuevo objeto de deseo, aunque las relaciones de caja no le permitan lucir su deportividad. Para muchos usuarios la tentación viene por otro lado.

Mediciones

Velocidad máxima 190 km/h

Aceleración de 0-100 km/h   11,6 segundos

Aceleración 0-400 metros     17,8

Aceleración 0-1.000 metros  32,7

80 a 120 km/h en cuarta        12,2

80 a 120 km/h en quinta 17,8

80 a 120 km/h en sexta 22,2         

Frenada en metros

60 km/h a 0 13,2

80 km/h a 0 25,7

100 km/h a 0 38,8

120 km/h a 0 56,8

Consumos en litros cada 100 km

A 90 km/h 6,1

A 120 km/h 7,3

Ciudad 9,7


Hyundai Veloster

Motor: Naftero, 4 cilindros en línea, 4 válvulas

por cilindro, doble árbol de levas a la cabeza e inyección electrónica multipunto

Cilindrada: 1.591 cm3

Potencia máxima: 130 CV a 6.300 rpm

Par motor máximo: 16 kgm entre 4.850 rpm

Peso en orden de marcha: 1.165 kg

Capacidad del depósito de combustible: 50 litros

Capacidad del baúl: 320 litros ampliables hasta 1.015     rebatiendo los respaldos de los asientos posteriores

Coeficiente aerodinámico Cx: 0,32

Fabricado en: Corea del Sur

Longitud: 4.220 mm

Ancho: 1.790 mm

Alto: 1.399 mm

Distancia entre ejes: 2.650 mm

Neumáticos: 215/45 R 17

Garantía: 3 años o 100.000 kilómetros

Precio en dólares: 34.900 con caja manual (versión

                               probada)

                               36.400 con caja automática

 

 

 

 



oct

blog comments powered by Disqus
Test Drive

Objeto de deseo

Con un diseño creado para sorprender la coupé Veloster de Hyundai busca aumentar la imagen de la marca y consolidar su presencia en el segmento de las coupés.